John

Estados Unidos

Durante varios años fui supervisado por mi urólogo, habiendo tenido una  próstata ampliada, corriente lenta, PIN de alto grado, biopsia negativa y PSA.
En octubre de 2009 los resultados de mi PSA había aumentado rápidamente 5.7-7.
Se realizó otra biopsia. Mi urólogo informó a mi familia y a mí que mi
Gleason era 7 y dos de las diapositivas revelaron que el cáncer estaba presente. Para confirmar que el cáncer estaba contenido en la próstata, un abdomen radiológica y gammagrafía ósea se realizó. La respuesta fue negativa.

Tuve una consulta con el urólogo para discutir las opciones para los tratamientos.
Debido a mi edad de 74 años, ningunas de las opciones no eran de mi gusto.

Opciones:
1 – de “esperar y ver”
2 – la cirugía
3 – la radiación
4 – la implantación de las semillas

Mi urólogo me refirió a continuación al Dr. David Samadi, director de la Robótica y Cirugía mínimamente invasiva en Hospital de Mount Sinai, especializada en urología oncología, la cirugía robótica, y el desarrollo de la técnica de Da Vinci. Había realizado más de 1500 cirugías con éxito. Varios médicos y
personal lo recomendaron. Me sentí confiado y optimista.

Cuando conocí a ese caballero sonriente prestigioso con una voz suave con una gran cantidad de la confianza que me sentí cómodo. Hablamos de mi edad y el cáncer que estaba contenida. Decidimos que la cirugía era la mejor opción.

En 25 de marzo de 2010 mi cirugía fue realizada en el Hospital de Mount Sinaí. La cirugía duró 100 minutos. Después de la recuperación volví al Once Oester, donde reserve una habitación privada. Era un piso privado para la cirugía con guardería especial. Yo se lo recomiendo a cualquiera que tenga la cirugía.

El Dr. Samadi vino a hablar con mi esposa, mi hija y yo. Nos dijo que la próstata
era enorme, el cáncer estaba contenido en la próstata, y no hubieron
complicaciones. Unas horas más tarde estaba caminando por los pasillos, no tenía dolor, no habian coágulos ni pérdida de sangre, sólo el molesto del catéter de Foley. A la mañana siguiente estaba dado de alta del hospital y fui a mi casa. A la mañana siguiente, con el pequeño catéter atado a mi pierna, yo estaba en la ciudad caminando y hablando con amigos.

Una semana más tarde, Helen, la enfermera del Dr. Samadi, removió el catéter, que fue un alivio. Después de seis semanas estaba de vuelta a mi rutina regular, pesado, extenuante actividades, etc, todos los días cada vez mejor y en camino a una recuperación total. No puedo agradecerlo suficiente al Dr. Samadi por sus habilidades excepcionales y por haber operado en mí, porque yo creo en mi corazón no hay otro cirujano lo hubiera hecho. Yo quiero darle las gracias al Dr. Samadi, el hospital y el personal de oficina para el cuidado excelente y la compasión, y por ayudar a mi familia y a mí a través de esta experiencia completa.

Esto también nos ha hecho conscientes de la fragilidad de la vida y las consecuencias que nos enfrentamos. Si usted es un candidato, vaya a los mejores para el tratamiento. Sé que yo lo hice. Mi pasado P.S.A. fue de 0.

       Volver a Testimonios      

Reserve una cita con
Dr. David Samadi: