Estudio: Licopeno y sulforafano: Impulsores de una dieta sana para hombres

   agosto 28, 2017   

 El especialista en cirugía robótica, Dr. David Samadi, considera que los alimentos como el tomate y el brócoli son componentes de la combinación de una alimentación sana y ejercicio necesaria para la prevención del cáncer de próstata.

NUEVA YORK,NY – (Marketwire – Aug 3, 2011) – En la incesante batalla para prevenir y tratar todos los tipos de cáncer, se publican continuamente nuevos hallazgos relacionados con los beneficios potenciales de ciertos alimentos y dietas sanas. Dos alimentos que han demostrado recientemente tener un impacto específico en la prevención del cáncer de próstata y el tratamiento para el cáncer de próstata son el tomate y el brócoli. El Dr. David Samadi, vicepresidente del Departamento de Urología y Jefe de Robótica y Cirugía Mínimamente Invasiva en el Centro Médico Mount Sinai, se mantiene informado sobre el efecto que el licopeno y el sulforafano, componentes presentes en estos dos alimentos respectivamente, tienen sobre los hombres y el cáncer de próstata.

El licopeno, el pigmento de color rojo que se encuentra en alimentos como tomates y sandías, ha sido promocionado como antioxidante. Algunos estudios muestran que los hombres pueden reducir el riesgo de presentar cáncer de próstata al consumir una variedad de frutas y vegetales de color rojo. Adicionalmente, las investigaciones indican que los hombres que han sido diagnosticados recientemente con cáncer de próstata pueden retrasar el desarrollo de las células cancerosas de próstata al aumentar la ingesta de licopeno. No obstante, los beneficios reportados del licopeno como agente de prevención del cáncer de próstata varían enormemente; las estadísticas entre los numerosos estudios indican una reducción del riesgo de cáncer prostático que oscila entre 40 por ciento a más de 80 por ciento, como resultado de una mayor ingesta de licopeno.

Otro superalimento que se comenta con frecuencia en la lucha contra el cáncer es el brócoli. El sulforafano es el nutriente activo del brócoli que ha demostrado tener propiedades para combatir el cáncer de próstata. El mes pasado, la Universidad Estatal de Oregon publicó los resultados de un estudio realizado entre hombres afroamericanos, donde se señala que el sulforafano puede destruir los tumores cancerosos de próstata a la vez que deja sanas las células normales. Incluso ha habido investigaciones enfocadas en los beneficios adicionales de combinar tomates y brócoli para reducir el tamaño de los tumores cancerosos de próstata.

El Dr. Samadi confía en la información asociada con dietas sanas y cáncer de próstata: “puede que no sepamos todo lo que hay que saber sobre los beneficios en la lucha contra el cáncer de próstata de alimentos como tomates y brócoli, pero me alienta escuchar que a los hombres se les recuerda continuamente del papel que desempeñan las frutas y vegetales en su bienestar. El ejercicio y una dieta saludable son pasos sencillos que los hombres pueden dar.” Es clave señalar la importancia del ejercicio, ya que la obesidad puede ser un factor de riesgo en el cáncer prostático y puede presentar problemas durante una cirugía robótica de próstata.

El Instituto Nacional contra el Cáncer considera que cerca de un tercio de todos los fallecimientos por cáncer pudieran estar relacionados con la alimentación y están en las primeras etapas de un estudio a cinco años para evaluar el potencial para una disminución del avance del cáncer de próstata mediante una intervención nutricional que consiste en una ingesta alta en vegetales (principalmente tomates, brócoli y zanahorias). “Será interesante seguir los avances de este estudio”, comentó el Dr. Samadi. “Me intriga conocer la relación entre alimentos y cáncer, y no se puede negar que las dietas ricas en alimentos sanos aumentan nuestro bienestar general”.

Sin embargo, indica el Dr. Samadi, “ningún alimento o cambio en el estilo de vida puede hacerlo todo. Lo importante es que los hombres se den cuenta que tienen control sobre la salud de la próstata”. Además de la dieta y el ejercicio, el Dr. Samadi es uno de los principales proponentes de la realización a temprana edad de los exámenes de despistaje conocidos como la prueba PSA (antígeno prostático específico). Los hombres de más de 50 años deben realizarse exámenes anuales de detección de cáncer de próstata y los hombres con alto riesgo (como los afroamericanos o aquellos con predisposiciones genéticas) deben comenzar a examinarse a los 40 años de edad. Como experto en prostatectomía robótica, el Dr. Samadi está consciente de que la prevención es crítica para la eliminación total del cáncer de próstata.

Estudio: Licopeno y sulforafano: Impulsores de una dieta sana para hombres
Califica esta publicación
       Artículos      

Reservar una cita con
Dr. David Samadi: